Blog

Cómo ayudar a tu peque a relajarse cuando sus emociones explotan

2

Cómo ayudar a tu peque a relajarse cuando sus emociones explotan

Publicado en 7 marzo, 2017 | por leelima


Hoy contamos con la colaboración de una gran amiga y profesional, nuestra querida profesora Miriam Escacena, profe de nuestro Curso Online Educando desde la Inteligencia Emocional, en esta oportunidad nos habla de lo que ocurre en aquellos momentos en los que explotan las emociones de nuestros peques… Empezamos!

 

Cómo ayudar a tu peque a relajarse cuando sus emociones explotan

por Miriam Escacena comunicacionconbebes.com

Queridos amigos, Hace poco hablábamos en el blog sobre la estrecha relación entre inteligencia y emociones, (si te lo perdiste puedes leerlo aquí) y de lo importante que es cómo enfocamos nuestra vida desde el punto de vista emocional y cómo se lo trasmitimos a nuestros peques.

Vivimos en un mundo lleno de prisas y vamos acumulando tensiones y estrés, y a nuestros peques les pasa exactamente lo mismo, a veces pensamos que “no se enteran de nada”, pero es justo al contrario, ¡ellos son grandes observadores!

Además no debemos olvidar las neuronas espejo, aquellas que nos permiten reconocer el estado emocional de la persona que tenemos al lado y tienen a imitarlo. Por eso muchas veces pasa que si nuestro peque está invadido por una ira incontrolable o una rabieta, (aunque esa palabra no me gusta demasiado), nosotros nos alteramos también y puede que se nos escape un grito del que posteriormente nos arrepintamos…

Foto de news.psykia.com

 

Por ello, hoy quiero compartir un recurso maravilloso para ayudar desarrollar el autocontrol, uno de los retos más importantes de la Inteligencia Emocional.

Se trata de una herramienta que aprendí en un curso de Disciplina Positiva: el cerebro en una mano, un modelo muy visual propuesto por Daniel Siegel, autor del bestseller El cerebro del Niño.

Y antes de explicarlo me gustaría hablar de la Teoría del Cerebro Triuno, que nos viene a decir que la mente humana está construida en base a la superposición evolutiva de tres cerebros: el reptiliano, el mamífero y el racional. Este vídeo de apenas un minuto lo explica perfectamente:

 

 

  • El cerebro reptiliano es la primera parte que se formó y regula las funciones básicas de supervivencia, como la respiración y el latido del corazón, así como de las respuestas automáticas más instintivas: Fly, Fight or Freeze. (ante una situación de peligro escapar, luchar o quedarse paralizado). Genera comportamiento reactivo: hacer y actuar, (escapar, luchar o quedarse congelado).
  • El cerebro mamífero es la segunda capa y está formado por el sistema límbico. Regula los sentimientos y emociones. Genera el comportamiento emotivo: sentir y desear.
  • El cerebro neomamífero o racional es la tercera capa y está formada por la corteza cerebral y los hemisferios izquierdo y derecho. Gestiona los procesos intelectuales y genera el comportamiento racional: razonar y hablar.

 

Daniel Siegel ideó un modelo muy visual para explicar el funcionamiento de nuestro cerebro y comprender por qué algunas veces actuamos de un modo muy diferente a como pensamos, ya que cada capa de nuestro cerebro regula determinadas funciones y la integración de todo el conjunto es realmente importante para “estar en paz” con nosotros mismos.

Este modelo es tan fácil de entender que podemos incluso explicárselo a los peques y ayudarles a reconocer sus emociones y comprender lo que les ocurre.

Solamente necesitamos la palma de nuestra mano para representar cada una de las capas evolutivas de nuestro cerebro. Así, el cerebro reptil será la palma, el mamífero nuestro pulgar que se repliega hacia el interior de la palma, y el racional será la capa formada por los cuatro dedos restantes cerrando el puño.

Como observamos al plegar la mano, nuestro cerebro racional está íntimamente conectado con nuestro cerebro límbico, y éste con el reptiliano. Por norma general nuestra parte más humana controla nuestra parte más animal, pero en determinadas ocasiones el cerebro inferior puede dispararse, haciendo que se “abra la tapa”, (como si se desplegaran los dedos), y el cerebro racional deja de ejercer su regulación, por lo que las emociones se disparan.

En estas situaciones nos dejamos llevar por nuestra ira y comenzamos a actuar de una forma poco coherente a  lo que de verdad pensamos, llega la rabia, los gritos y en definitiva la pérdida de control. Además, como contaba al principio, las neuronas espejo hacen que esto sea contagioso y que perdamos los nervios cuando estamos junto a una persona que se encuentra en esta situación, por eso nos es tan difícil mantener la calma en una rabieta de nuestros peques o si por ejemplo discutimos con nuestra pareja y empezamos a elevar el tono..

Lo fascinante de esta herramienta es que nos ayuda a darnos cuenta de lo que está pasando, podemos ser conscientes de que se nos ha “abierto la tapa” y hemos dejado rugir a nuestro león, y si realmente queremos calmarnos tenemos el poder de “cerrar la tapa” llamando a nuestro cerebro racional plegado e integrado para que tome el control de la situación.

¿Cómo? Está claro que no es sencillo, pero antes que dejar escapar un grito a las personitas que más queremos (nuestros niños), amenazarles con castigos o mandarles al rincón de pensar es mucho mejor tranquilizarnos y si es necesario alejarnos un momento de la situación, siempre será mejor un “tiempo fuerapara el adulto si realmente se necesita.

Tal y como anticipaba, podemos explicar esto a los peques, por muy pequeños que nos puedan parecer en muchas ocasione son capaces de entender cosas mucho más complicadas de lo que pensamos. Además, si lo explicamos en forma de cuento y lo narramos con marionetas de dedos como en este vídeo les resultará muy divertido y no lo olvidarán, por lo que cuando se acerque una situación delicada podemos recordarles que guarden su león bajo llave. ¿Qué te parece?

Si en la familia comenzamos a ponerle nombre a las emociones de una forma natural y les enseñamos a reconocerlas y aprender a regularlas les estaremos proporcionando herramientas muy útiles que les acompañarán en cada uno de los desafíos que se encuentren a lo largo de sus vidas.

Para mí fue todo un descubrimiento esta herramienta, me ayudó a comprender muchas cosas sobre mí misma y a empatizar también con las emociones de mis peques y poco a poco ayudarles a en su propia gestión emocional. Me encantará si tú también lo pruebas y me cuentas cómo funciona con los tuyos, ¿te animas?

Si quieres profundizar en la Inteligencia Emocional,  ¡Te esperamos dentro del próximo curso!

¡Te leo en los comentarios!

Un abrazo enorme y recuerda: RESPIRA!!!!!!!!!!

Miriam Escacena

www.comunicacionconbebes.com





Únete a otras 4.500 familias suscritas



Ya sabes que nos encantan tus comentarios, cuéntanos qué te ha parecido!
Puedes comentarnos por aquí o en nuestras comunidades Facebook, Twitter o Instagram.



Escuela Babytribu

Acerca del autor

Fundadora de Babytribu.com. Madre de dos, apasionada del arte y la creatividad y blogger divulgadora de contenidos sobre aprendizaje creativo temprano.


2 Responses to Cómo ayudar a tu peque a relajarse cuando sus emociones explotan

  1. 1
    Noemí says:

    Este vídeo para explicarlo a los niños está en castellano???

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Back to Top ↑

Usamos cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando nos das permiso para usar estas cookies y aceptas nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies